Buscador de películas clásicas
 

Gone With the Wind (1939) Lo que el viento se llevó

()

sra_fletcher sra_fletcher


Gone With the Wind (1939) Lo que el viento se llevó

Qué se puede decir de « Lo que el viento se llevó » que no se haya dicho ya?
Gone With the Wind… Y ahí estábamos embobados…

Que es una película inconmensurable y una obra maestra del cine?

Que la historia de amor entre Rhett y Scarlett nos hizo suspirar a todos?

O que volveríamos a verla, pese a haberlo hecho montones de veces y nos estaríamos tres horas pegaditos a la tele y con cara de «aiinnsss»..?

Habría tantos y tantos datos que contar, tantísimas anécdotas que explicar, del rodaje, sus personajes o la propia película, que además seguramente ya se conocen, que no acabaríamos.

Con lo cual voy a optar por centrarme en las opiniones puramente personales y los sentimientos, que despertó en mí, sin entrar en consideraciones técnicas, de las que no soy demasiado amiga y mucho menos entendida.

La pareja formada por Clark Gable y Vivien Leigh es sencillamente magnífica. La química y las chispas que se desprenden de ambos cuando están juntos, chamuscan el ambiente.

Scarlett es joven, ambiciosa, rebelde, frívola y casquivana. Una jovencita orgullosa que no se detiene ante nada para conseguir sus propósitos y cumplir sus deseos. Libertad, ansia y pasión en estado puro. Y egoísmo, desde luego.

Rhett es un atípico caballero del Sur, fuerte y acostumbrado también a conseguir sus objetivos. Seductor y fascinante, representa la masculinidad y la conquista.

Por el contrario, el personaje de Melania (Olivia de Havilland) pese a estar muy bien interpretado acaba siendo excesivamente «agotador» si lo comparamos con el de Scarlett.

Exactamente igual pasa con los personajes masculinos.
Frente a la gallardía, la virilidad y el empaque de Rhett, Ashley es suave, educado y blando.

Mientras que el primero adolece de una chulería innata y refrescante, el otro nos llevará a un remanso de aburrida paz.

Estos contrastes dulce/ácido contribuyen a enfatizar aún más las diferencias de caracteres entre ellos.

Y mientras la vida de todos ellos va pasando ante nuestros ojos, la historia nos llevará de su mano a través del tiempo y nos hará crecer con todos.

En los «Doce Robles» sentiremos el despecho de la joven Scarlett que hemos conocido en la omnipresente «Tara».
Pero no comprenderemos, tal vez, su obsesión por el fino y correcto Ashley, salvo si ya conocemos el carácter caprichoso y enérgico que tiene la «señorita». Desea lo que no puede tener y aún le hace desearlo más el no poder obtenerlo.

Y veremos al apuesto Rhett salir de detrás de un sofá esquivando un jarrón y ya empezaremos a enamorarnos un poco de él.
El impasible Butler quedará obnubilado por el carácter y la belleza de la joven sureña.

Y cuando ella cometa su primer error con el joven y rubio pretendiente, empezaremos a poner los ojos en blanco ante su actitud. Aún nos quedarán unas cuantas…

Y aparecerá Melania, todo bondad y honestidad, la cual hará que Scarlett aún parezca más frívola y superficial. Y yo me seguiré quedando con la veleidosa joven, sabiendo que su rebeldía esconde un gran corazón. Sólo que ella no lo sabe aún.

Y poco a poco, la película nos irá metiendo aún sin darnos cuenta, en la historia de los cuatro…. Cada vez más…

Y llegará la guerra, con su dolor y destrucción y la vida de los personajes seguirá avanzando a saltos o a trompicones, depende de cómo de caprichosa sea con cada uno de ellos.

Y todos ellos madurarán y crecerán, cada uno a su manera (salvo Melania… Melania siempre, siempre fue madura…) y nosotros seguiremos sentados con los pegados a la pantalla.

Hasta llegar a la famosa escena de una casi vencida Scarlett, cuya silueta se recorta contra la puesta del sol, con el puño en alto y pidiéndole a Dios que sea testigo de su determinación.

A partir de ahí, parece que empiece otra película. Realmente, nos hemos adentrado en otra historia…

Scarlett se convertirá en una mujer fría y calculadora y aparecerán nuevos personajes, aún manteniéndose algunos de los anteriores, que enriquecerán el relato.

Sufriremos con ella y con Rhett ante la terrible tragedia que golpeará sus vidas y lloraremos su pérdida irreparable.

Y seguiremos sin comprender esa insana ofuscación por el esponjoso y pastoso Ashley. La verdad, esta chica no aprende…

Y cuando lleguemos al agónico y dramático final, sentiremos que estamos aún con ganas de muchísimo más y nos quedaremos pasmados e insatisfechos con el desenlace.

Esta vez el The End nos ha pillado con la guardia baja.

Pero bueno…
«Ya lo pensaremos mañana!»

No es así?…

DESCARGAR LA PELÍCULA 


Califica esta película

¡Click sobre las estrellas!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Sé el primero en puntuar esta película.


desplazar arriba