Buscador de películas clásicas
 

Aliens: El Regreso » Crítica

()

sra_fletcher sra_fletcher


✅ Aliens: El Regreso » Crítica 📃 de una cinéfila de pluma ligeraUn superviviente al que no afecta la conciencia, ni los remordimientos, ni la fantasía de moralidad…
Su perfección estructural sólo está igualada por su hostilidad.
Una interesante combinación de elementos que lo convierten en un feroz hijo de puta…” (Bishop, jefe médico de la Nostromo)

Aliens: El Regreso… O cuando segundas partes fueron fantásticas.
Es difícil ver una continuación que realmente pueda superar a su predecesora, pero en este caso casi lo consigue. Eso, si no lo hizo en varios aspectos.
Y digo casi, porque tenía el listón altísimo ya que Alien: El octavo pasajero fue un hito en la historia del cine, por muchos motivos y nos quedó en la memoria a todos como algo insuperable.

Contando de nuevo con la icónica Ripley, esta vez Cameron, nos traerá una historia mucho más militarizada y más trepidante.
Los marines, en este caso “espaciales”, serán los compañeros de Sigourney Weaver en un nuevo enfrentamiento con el bicho más temible y terrorífico del cine.
En esta ocasión, el director, a diferencia de Ridley Scott, que se decidió por un puro relato de terror con unos personajes desarmados, echará mano de una historia llena de armas y tecnología militar y con unos personajes muy definidos (exactamente igual que en la primera) en la que cada uno aportará su granito de arena a la cinta para convertirla en una genialidad. Claro está que el granito de algunos es mucho más grande que el de otros…

✅ Aliens: El Regreso » Crítica 📃En El regreso, Ripley volverá a ser la mujer fuerte e incansable que conocemos. Pese a los esfuerzos por mantenerse al margen, se verá de nuevo involucrada y enfrentada al aterrador ser que acabó con la vida de sus compañeros de la Nostromo.
No sólo será una luchadora feroz, sino que se convertirá en una madre protectora que defenderá a su cría con su propia vida. Se establecerá un paralelismo interesante entre ella y la reina Alien, en ese sentido.

Como partenaire, contaremos con la siempre impecable presencia de Michael Biehn, como el atractivo cabo Hicks, que establecerá una sincera relación de amistad con la teniente y con ciertos visos de romanticismo.
He de confesar que me encanta el personaje que recoge el testigo del malogrado Dallas (que también me cautivó). Tom Skerritt le dio la seriedad necesaria que se necesitaba, pese a tener un final excesivamente prematuro para mi gusto. Pero era imprescindible para pasarle toda la responsabilidad y el protagonismo a Ripley.

Y acompañando a la pareja protagonista, rondarán una serie de personajes de menor importancia, que nos resultarán imprescindibles para meternos de cabeza en la agónica historia.

El habitualmente sobrio y eficaz Lance Henriksen hará que, en esta ocasión, le cojamos un sincero cariño al androide de a bordo, a diferencia de lo que pasó con su antecesor Bishop, del que empezamos a desconfiar nada más empezar la película.

Paul Reiser será el engañosamente simpático Burke, que convencerá/obligará a Ripley a volver a enfrentarse a su demonio particular. Y que nos recordará que el hombre es “capaz de matarse por un maldito porcentaje a diferencia de los Aliens”.

Y en fila, y no necesariamente en ningún orden especial, vendrán Gorman (el inexperto teniente, con sus “7 saltos de combate… simulados”), Vásquez (la dura y valiente marine a la que “nunca nadie ha confundido con un hombre”), Appone (el sargento que “acabará cogiendo cáncer de labios”), Hudson (el cansino e irritante Hudson, diosmíooo…), Drake, Frost, Spunkmeier, Ferro, Wierzbowski, Dietrich y Crowe. Y cómo no, la nueva y magnífica nave de la película, la Sulaco

Cuando Ripley despierta de su largo sueño, después de escapar, por los pelos, del temible “pasajero” de la Nostromo, se encuentra con una dura realidad que no espera.
Tendrá que defender su historia ante un grupo de incrédulos burócratas de la Weyland-Yutani, descubriendo que el planeta en el que encontraron los huevos de la criatura ha sido “terracolonizado” sin que, supuestamente, se haya informado de ninguna anomalía.

– “Señora… ¿¿¿Ha bajado el coeficiente de inteligencia mientras estuve fuera…???” Sublime.

Ripley perderá su licencia de piloto y se verá reducida al ostracismo por la poderosa corporación.
Cuando deja de recibirse comunicación por parte de los colonos, empiezan a plantearse lo que les ha dicho Ripley.
Aunque al principio se resiste a ir, se verá envuelta de nuevo en una agonizante carrera por su supervivencia. Acompañada de unos fuertes y preparados marines regresará al planeta, pero como sabiamente le recuerda Newt: – …eso no supondrá ninguna diferencia”.

Es una película llena de frases y escenas para no olvidar. Me costaría muchísimo escoger una o dos en particular. O dos…

Desde el emocionante momento en que colocan las robots-armas para proteger el perímetro y vamos viendo a través de los marcadores digitales, como se va acabando la munición…

Hasta la brutal y enérgica entrada de Ripley en el complejo, arrasando con todo, para intentar salvar a sus compañeros con el sensacional y poderoso vehículo militar…

Pasando por la escena en la que ella y la niña se quedan atrapadas con el Alien en la sala y el posterior y espectacular rescate por parte de Hicks y Hudson

Y llegando, desde luego a la lucha final entre la mujer/máquina y la reina Alien con su correspondiente: – ¡¡¡Aléjate de ella, puerca!!!. He de admitir que me gusta más el insulto con el que la bautiza en la v.o. Mucho más contundente, sin duda.

Y es que todo esto acaba siendo… – “Otro glorioso día. Un día en el Cuerpo de Marines es como un día en el campo. Cada comida es un banquete, cada sueldo una fortuna, cada formación un desfile. ¡¡¡Adoro el cuerpo!!!”

Alien: El regreso es un prodigio del cine. De aquellas películas que jamás se borrarán de nuestro recuerdo y que harán que prácticamente todo lo que veamos después de ella, se le quede pequeño.

Recuerdo que en el comentario que hice sobre Alien: El octavo pasajero, puse que sería una película que me llevaría a una isla desierta, respondiendo a la ingenua y tópica preguntita de marras. Pues bien, tendría que hacer sitio en la maleta para meter a Alien: El Regreso.
Sí o sí.
Ya dejaré el bikini si hace falta…

Califica esta película

¡Click sobre las estrellas!

Puntuación media / 5. Recuento de votos:

Sé el primero en puntuar esta película.


desplazar arriba